logo
CIERREMenu
Aurora Mardiganian

Aurora Mardiganian

Ella es conocida como la Juana de Arco armenia, una mujer que vivió atravesando innumerables horrores del Genocidio y luego, heroicamente, los revivió en un libro y en la película de su vida que le dijo la verdad al mundo.
Aurora Mardiganian, nacida como Arshaluys Martikian en 1901, era la tercera de los ocho hijos de un próspero agricultor y fabricante de seda en la ciudad de Chmshkatsag, en la provincia de Dersim, actualmente provincia de Tunceli, Turquía. Murió a los 93 años en un hogar de ancianos en California, después de una vida marcada y estropeada por pérdidas tempranas y la crueldad que tuvo que soportar, pero también por el deseo resiliente de ayudar a los demás.
 
Arshaluys era una estudiante prometedora y violinista en ciernes, tenía una hermana comprometida para casarse y un hermano que ya vivía en los Estados Unidos, cuando los terribles acontecimientos de 1915 comenzaron a desarrollarse. Vio el asesinado de su padre y de un hermano y fue forzada, junto con su madre y sus hermanas, a unirse a la caravana de la deportación masiva de mujeres armenias a los desiertos de Siria. 
 

Arshaluys fue vendida por el equivalente a 85 centavos de dólar al harén de un líder tribal.

 
Se escapó, fue recapturada por traficantes de esclavos y escapó de nuevo. Después de una caminata de 18 meses sobre las montañas de Dersim, escondiéndose en cuevas y bosques, viviendo de la vegetación y de las raíces, llegó descalza, medio desnuda y padeciendo hambre a Erzerum, ocupada por los rusos, donde fue atendida por los misioneros norteamericanos. 
 
La generosidad del espíritu que le permitió preocuparse por los centenares de huérfanos rescatados de las casas de los  musulmanes, es digno de ser recordado en forma de premio, como parte del Proyecto 100 LIVES.
Adoptada por una familia armenia en Nueva York, puso anuncios en la prensa tratando de encontrar a su hermano Vahán, quien había llegado a los Estados Unidos antes de las campañas genocidas.
 
Esto atrajo la atención de los periodistas. La historia de Arshaluys sobre el Genocidio fue publicada en los periódicos de Nueva York y de Los Ángeles a finales de 1918 y lanzada como un libro, “Armenia Raptada”, en diciembre de ese año. Ella apareció en la portada con un vestido tradicional armenio. El libro se reimprimió muchas veces durante las próximas dos décadas, logrando la venta de un estimado de 900 mil ejemplares, incluyendo ediciones en español, holandés y polaco.
 
Antes de que termine el año 1918, una película muda basada sobre el libro estaba en preparación por parte de la Compañía Polyscope Selig, dirigida por Oscar Apfel y con Arshaluys, quien aparecía como Aurora Mardiganian para proteger su identidad, como actriz principal.
 
“Armenia raptada” (la obra conocida también como “Subasta de Almas” en algunos lugares) fue primer show en Washington en enero de 1919 y tuvo un gran estreno para la sociedad en el Hotel Plaza de Nueva York en febrero de 1919. 
 

La obra se presentó en 23 estados y también a nivel internacional, las ganancias – estimadas en US$ 30 millones – fueron destinadas a 60.000 huérfanos armenios a través de Near East Relief. 

 
Ella iba a hablar ante la gente notable después de cada estreno, hasta que la tensión de recordar hechos pasados se apoderó de ella. Se desmayó después de una proyección en 1920 en Buffalo y nunca más volvió a aparece en público de nuevo. 
 
Las esperanzas de Hollywood de convertirla en una estrella de cine se desvanecieron y el cambio de las mareas políticas significaron que en la década de 1920, tanto el libro como la película de “Armenia Raptada” comenzaran a desaparecer de la vista: no se sabe si existe el guión completo de la película.
 
Aurora volvió a Nueva York y en 1929 se casó con un inmigrante armenio, Martín Hoveian, dando a luz a un hijo, Michael, en 1931. En todos los casos, la felicidad se le escapaba, ya que nunca encontró a su hermano, pensó en suicidarse y después de la muerte de su marido perdió contacto con su hijo. 
 
Pero es por su extraordinaria capacidad de resiliencia y su capacidad de respaldar, a pesar del sufrimiento que le tocó enfrentar, es que hoy recordamos a Aurora Mardiganian.
 
 
 
La historia fue verificada por el Equipo de Investigación de 100 LVES.
 
Las imágenes fueron proporcionadas por el Museo Instituto del Genocidio Armenio