logo
CIERREMenu
Anita Vogel

Anita Vogel

“A veces pienso que fue un milagro que yo naciera. De no haber sido por la perseverancia de mi bisabuelo, su deseo de vivir y por los muchos turcos que ayudaron a escapar a mi abuela, mi familia nunca hubiera sobrevivido”.

Con su vida repartida entre Los Ángeles y Nueva York, Anita Vogel es una prestigiosa corresponsal del canal de noticias FOX News, al que se incorporó en 2001. Ha recibido numerosos galardones, entre los que se encuentran el premio al “Mejor documental” de la asociación Pennsylvania Association of Broadcasters, el premio Edward R. Murrow y el premio Emmy regional al “Mejor noticiero”. Reviste especial importancia el premio Golden Mike a la “Mejor cobertura de noticias de último momento”, por su reportaje exclusivo al ex presidente de los Estados Unidos Bill Clinton durante las asambleas electorales en Nevada. “No creo que vuelva a tener una entrevista tan apasionante”, dice Vogel.   

Anita Vogel durante su entrevista con Dalai Lama. 
 

Anita también se destacó en la cobertura de las elecciones presidenciales mexicanas de 2006 y realizó un informe en vivo desde Nueva Orleans cuando el Huracán Katrina azotó la región en 2005. Vogel pasó las dos semanas que siguieron al huracán cubriendo las secuelas del desastre. “La crónica del huracán Katrina fue fuerte…nunca había visto un panorama tan desolador y, de hecho, es la historia que más me impactó. No podía creer que algo así estuviera pasando en Estados Unidos”, recuerda.          

Vogel se graduó de Licenciada en periodismo de radio y televisión y en ciencias políticas en la Universidad del Sur de California y consiguió trabajo como recepcionista en la cadena ABC News en Washington en 1992. Desde entonces, su carrera fue en ascenso hasta llegar a lo más alto de su profesión.  

 

 

“Conversión o muerte”

Anita Vogel tiene sus raíces en Europa del Este por parte de su padre y en Armenia por parte de su madre. Si bien en principio se considera norteamericana, ha reconocido abiertamente su herencia armenia, expresando su orgullo de haber sido criada como armenia junto con su hermano Mark. Vogel está casada con el Director Financiero de Fairmont Raffles Swiss Hotels, Mark Rozells. Juntos tienen una hija de dos años llamada Evangeline. 

 

Anita Vogel junto a su esposo Mark Rozells y su hija Evangeline Rozells. 
 

La historia de la familia materna de Anita Vogel es un ejemplo fascinante de lo que ahora se conoce como los “armenios conversos”. Durante y después del Genocidio Armenio en el Imperio Otomano, solía ocurrir que luego de que los hombres de los distintos pueblos eran separados de sus familias y asesinados, a las mujeres y a los niños se les daba la posibilidad de convertirse al Islam para así evitar su ejecución. A algunos se los convertía por la fuerza, a pesar de su deseo de seguir siendo cristianos, mientras que otros, como la familia de Vogel, se convirtieron sólo simbólicamente. Al último grupo se los denomina los “cripto-armenios” o “armenios secretos” y algunos aún practican el cristianismo en secreto. El número estimado de armenios cristianos secretos o conversos varía mucho, algunas fuentes citan que son solo 30.000, mientras que otras estiman un total de cinco millones. En este último tiempo, son cada vez más los armenios secretos que han salido a la luz, especialmente en las ciudades históricas de Armenia Occidental como Dersim (en la actual Provincia de Tunceli en Anatolia Oriental) y Diyarbakır, así como también en Hamshen, Malatya, Sivas, Van, Kayseri, Elazig y Mush. 

Vogel conoció la historia de su familia por su abuela Sarah Bedrosian (cuyo apellido de soltera era Agzarian), quien tenía 11 años al momento del Genocidio Armenio. “Mi abuela solía hablarme del Genocidio antes de su muerte en 1999, a la edad de 94 años”. 

Le contaba que en su familia la comida escaseaba y que todos se morían. 
 

Su abuela le comentó que, “durante el Genocidio, a los habitantes de su pueblo se les dio a elegir entre convertirse al Islam o morir asesinados”. recuerda Anita.  

 

De Evereg a Bronx: una historia de religión, ingenio y supervivencia

Los padres de Sarah, Agzar y Mariam Agzarian, junto con sus otros hijos, Rose, Guily y John, vivían en un pequeño pueblo en Turquía central, cerca de Kaiseri. “En ese entonces se lo conocía como Evereg-Fenesse, pero creo que ahora se llama Develi”, dice Vogel. En 1915, cuando comenzaron las deportaciones y asesinatos en masa de los armenios en el Imperio, los soldados turcos llegaron a Evereg y les dieron a los armenios la oportunidad de convertirse al Islam. Mientras que el bisabuelo de Anita, Agzar, utilizaba su sentido común para aceptar la propuesta de “convertirse o morir”, su bisabuela Mariam era devota armenia cristiana en extremo. “Mi bisabuela era tan religiosa”, explica Anita, “que cuando rezaba, veía una luz en el cielo”. Mariam no se tomó a bien la idea de convertirse al Islam, perdió el control y salió corriendo por las calles del pueblo, gritando. Agzar logró traerla de vuelta a la casa y le dijo seriamente: “¿Has enloquecido? ¿Sabes qué pasará si no pretendemos al menos convertirnos al Islam? Nos matarán a todos”. Por lo que la familia, reticentemente, se hizo pasar por musulmana mientras planeaban su escape a Estados Unidos.   

Guily, la hermana de la abuela de Antia’quien se casó con un soldado turco y cambió su nombre a Fatima, junto con su hijo Yasar.

 

La amabilidad de los desconocidos

“John, el hermano de mi abuela, fue uno de los primeros miembros de la familia en partir de Turquía a los Estados Unidos. Una vez allí, hizo las gestiones para que sus hermanas Sarah y Rose escaparan hacia Cuba por medio de unas personas de Evereg que también vivían en Estados Unidos. La hermana menor de Sarah, Guily, se casó con un soldado turco durante el período de convulsión y nunca dejó el país. Junto con su esposo tuvieron varios hijos, mis primos, con los que aún estoy en contacto. Así que tengo familia en Turquía. Son liberales turcos; todos profesionales formados que conocen sus raíces. Los visité en Turquía y ellos también me visitaron a mí. Guily se había cambiado el nombre por Fátima”, explica Anita.    

 

 

Anita Vogel, su madre y sus familiares turcos en una boda. 
 

A lo largo del periplo que finalmente las llevaría a Bronx, Sarah y Rose llegaron hasta Estados Unidos ayudadas por desconocidos. Si no hubiera sido por el soldado que se casó con Guily, las dos hermanas podrían no haber sobrevivido en Turquía. No se sabe si Guily se casó con su esposo porque así lo deseaba o si fue raptada y obligada a casarse, pero en cualquiera de los casos, aparentemente la trató bien y logró tener una vida próspera. De no haber sido por varios otros turcos, de los cuales Anita no sabe los nombres, las muchachas nunca hubieran podido salir de Turquía hacia La Habana, donde había una gran comunidad de expatriados. 

Luego de haber vivido dos años en Cuba, las mujeres llegaron a Estados Unidos a través de la isla Ellis. “Se contactaron con los armenios en Estados Unidos, quienes enviaron a dos hombres jóvenes —Oscar Bedrosian y Vartan Mikaelian— para que se casaran con Sarah y Rose respectivamente. Oscar se estableció en Bronx aproximadamente en 1925 y, en 1927, nació Mary Bedrosian, la madre de Anita.

 
Sarah y Oscar Bedrosian.
 

Es una historia memorable, de una pesadilla otomana al sueño americano. Claro está que además del orgullo que siente Anita por ser armenia, también se siente en deuda y agradecida con aquellos turcos que ayudaron a su familia a escapar de los horrores del Genocidio Armenio.

 

Anita y su mamá, durante el casamiento de Anita en 2013. 
 
“A veces pienso que fue un milagro que yo naciera. De no haber sido por la perseverancia de mi bisabuelo y su deseo de vivir y por los muchos turcos que ayudaron a escapar a mi abuela, mi familia nunca hubiera sobrevivido. Desde luego, les estoy profundamente agradecida a todos, dondequiera que estén hoy ellos o sus familias. Sé que el pasado de mi familia influyó mucho en mí y es que tengo un gran aprecio por la vida. Respeto profundamente a la gente mayor y las luchas que debieron librar a lo largo de sus vidas”.  
 
 
La historia fue verificada por el Equipo de Investigación de 100 LIVES.